Cómo eliminar manchas de la piel

La microdermoabrasión es un tratamiento que consiste en la aplicación de diminutos granos para exfoliar y remover la superficie de células muertas de la piel.

Esto hace que la piel se renueve y aparezca una nueva más bella, cuidada y saneada.

El tratamiento de microdermoabrasión está indicado para renovar la piel y que ésta luzca mucho más luminosa, uniforme y sin imperfecciones visibles. Podrás decir adiós a las células muertas y las impurezas y conseguir que tu piel se muestre más saludable, uniforme, tersa y sin imperfecciones, manchas, puntos negros, cicatrices o arrugas.

¿Para qué se utiliza la microdermoabrasión?

Es un tratamiento adecuado para combatir las estrías, cicatrices, manchas y para eliminar puntos negros. Pero hay mucho más, la circulación de la sangre mejora con este tratamiento y las células renovadas hacen que la piel tenga un aspecto mucho más bonito, más luminoso, firme y uniforme.

Cierra los poros dilatados, atenúa las manchas, las líneas de expresión y las posibles secuelas como cicatrices que haya podido dejar el acné en el rostro.

También está recomendado para aquellas personas que tienen una piel prematuramente envejecida por los efectos del sol.

¿Qué beneficios aporta este tratamiento?

La microdermoabrasión es una técnica indolora y que no necesita recuperación, cualquier momento será bueno para rejuvenecer el aspecto de tu piel.

Además, contribuye a mejorar el aspecto de las estrías; incrementa la circulación de los capilares sanguíneos y la piel está más oxigenada, los nutrientes trabajan adecuadamente y, en consecuencia, la piel está mucho más sana.

No es necesaria ninguna recuperación excepto no ponerse al sol, utilizar factor de protección durante los días siguientes y no maquillarse inmediatamente.

¿Qué es la microdermoabrasión con punta de diamante?

Una de las maneras de aplicar este tratamiento es la microdermoabrasión con punta de diamante. Consiste en un peeling con microgránulos que se aplica a través de un aparato con un sistema de vacío cuyas puntas están recubiertas con partículas de diamante.

Estas puntas se van deslizando sobre la superficie del rostro, del cuello, escote o zona a tratar y desprenden unos microcristales que son los que hacen el efecto de erosionar la piel. Al mismo tiempo, un sistema de succión aspira las células muertas.

Gracias a la microdermoabrasión con punta de diamante se consigue una excelente renovación de la dermis y un rejuvenecimiento general de la zona en la que se trabaja.

Con este aparato se logra afinar la piel; el profesional de nuestro centro de estética Salutae en Zaragoza, se centrará sobre todo en aquellas áreas con más arrugas, manchas o poros dilatados.

El paciente notará un suave masaje en estas zonas, ya que es un tratamiento indoloro y no invasivo, la piel queda más lisa, suave, uniforme y luminosa desde la primera sesión.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Este tratamiento se realiza una vez cada 10 o 15 días, dependiendo del caso, la piel y la tolerancia de cada paciente.

Por lo general se indica un promedio de 6 sesiones.